catalanes.org.

catalanes.org.

La Calcotada: la fira del calçot i la gastronomia catalana

Introducción

La gastronomía catalana es una de las más ricas y variadas de España, y cuenta con numerosas fiestas y celebraciones que giran en torno a la comida y la bebida. Una de las más populares es la calcotada, una fiesta que se celebra durante los meses de invierno y que tiene como protagonista al calçot, una variedad de cebolla dulce típica de la región. En este artículo vamos a hablar sobre la calcotada, su origen, sus tradiciones y sus platos típicos.

Origen de la calcotada

La calcotada es una fiesta que se remonta al siglo XVIII, cuando unos agricultores descubrieron por casualidad que las cebollas que habían plantado habían vuelto a crecer después de haber sido quemadas por un incendio forestal. Estas cebollas eran más delicadas y suaves que las normales, y se convirtieron en un plato muy valorado en la región. Con el tiempo, la tradición de la calcotada se popularizó entre los agricultores de la comarca del Alt Camp, que comenzaron a reunirse para cocinar y comer calçots en grandes cantidades. La fiesta se fue extendiendo poco a poco por toda Cataluña, y hoy en día es una de las celebraciones gastronómicas más conocidas y apreciadas de la región.

La fiesta de la calcotada

La calcotada es una fiesta que se celebra durante los meses de invierno, en los que los calçots están en su mejor momento. La fiesta comienza con una visita al campo o a la huerta, donde se recogen los calçots y se prepara la barbacoa. Después, se procede a la quema de los calçots en la leña, unos 20 o 30 minutos, hasta que queden negros por la parte exterior. Una vez que los calçots están listos, se colocan en una cazuela y se cubren con un periódico para que terminen de cocinarse al vapor. Mientras tanto, se prepara la salsa romesco, un acompañamiento típico de los calçots que se elabora con almendras, tomate, ajo, aceite de oliva, pimiento rojo y pan tostado. Cuando los calçots están listos, se sacan de la cazuela y se les quita la capa exterior carbonizada, dejando al descubierto la parte tierna y dulce del interior. A continuación, se sumergen en la salsa romesco y se comen de forma tradicional, sujetando los calçots por la parte verde y deslizando la parte tierna por la boca.

Platos típicos de la calcotada

La calcotada no es solo una fiesta para comer calçots, sino que también es una oportunidad para disfrutar de otros platos típicos de la gastronomía catalana. Además de los calçots con salsa romesco, también se suelen servir embutidos, como la butifarra y el fuet, y carnes a la brasa, como el cordero o el conejo. Otro plato que no puede faltar en una calcotada es la escalivada, una ensalada de pimientos, berenjenas y cebolla asados que se sirve fría. También es típico el pa amb tomàquet, una rebanada de pan tostado con tomate, aceite de oliva y sal. Para terminar la comida, se ofrecen postres típicos de la región, como la crema catalana o el tocino de cielo. Y, por supuesto, no puede faltar el vino o el cava, dos bebidas que acompañan a la perfección los platos de la calcotada.

Conclusiones

La calcotada es una fiesta gastronómica que representa lo mejor de la cultura catalana: la reunión de amigos y familiares alrededor de una mesa, la tradición de la cocina y el amor por los productos de la tierra. Aunque se celebra solo durante unos meses al año, la calcotada es una celebración que perdura en el tiempo y que se renueva cada año con la llegada del invierno. Si tienes la oportunidad de participar en una calcotada, no te lo pienses: ¡disfruta de la gastronomía catalana en su máximo esplendor!